Gourmet

Un regalo para el paladar: tarta Dobos

Este postre, conocido como tarta Dobos o Dobosh, es una magnífica receta de origen húngaro ideal para ocasiones especiales. Es un pastel formado por 6 finas capas de bizcocho horneadas por separado y rellenas de una crema de mantequilla y chocolate, coronada finalmente con caramelo glaseado. Y lo mejor de todo es que cuantos más días pasan, mejor sabor tiene.

¡Vamos a ponernos el delantal y manos a la obra!

Ingredientes:

Para las bases de bizcocho:tartadobos2

– 6 huevos L
– 150 gr. de azúcar en grano
– 150 gr. de harina de trigo
– Un chorrito de esencia de vainilla
– Una pizca de sal

Para la crema de chocolate y mantequilla:

– 250 gr. de chocolate para postres (70%)
– 4 claras de huevo
– 150 gr. de azúcar en grano
– 375 gr. de mantequilla sin sal

Para el caramelo:

– 150 gr. de azúcar moreno
– 50 ml de agua
– 120 ml de nata para montar (35% materia grasa)
– 60 gr. de mantequilla sin sal

Para adornar:

– Almendras trituradas

Preparación:

Bases de bizcocho:

– Precalentamos el horno a 180º.
– Separamos las claras de las yemas de huevo. Reservamos éstas últimas y batimos las claras con una pizca de sal. Cuando veamos que empiezan a espumar, vamos añadiendo poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta que queden firmes (un truco es darle la vuelta al bol, si no se caen están justo en su punto).
– En un cuenco a parte, mezclamos un poco las yemas entre ellas y las añadimos a las claras ya montadas haciendo movimientos envolventes para no quitarles el aire que les hemos incluido antes.
– Agregamos un chorrito de esencia de vainilla y, poco a poco, la harina tamizada, también con movimientos envolventes.
– Dividimos la masa en 3 boles.
– Colocamos sobre la bandeja de horno papel sulfurizado (o de horno) o bien la untamos con mantequilla para que no se pegue. Vertemos la masa de uno de los boles, extendiéndola bien para que ocupe la bandeja entera, intentando que el espesor sea uniforme.
– Introducimos en el horno 8-10 minutos.
– Al sacar del horno el bizcocho, lo dejamos enfriar un rato sobre la rejilla. Cuando esté a temperatura ambiente, lo sacamos de la bandeja con cuidado y lo despegamos del papel de horno. Dibujamos dos círculos en cada placa de bizcocho y, una vez frío del todo, recortamos.
– Repetimos el proceso dos veces más con los dos boles restantes de masa.

Crema de chocolate y mantequilla:

– Sacamos la mantequilla de la nevera y la dejamos atemperar.
– Cortamos en trocitos pequeños el chocolate y lo derretimos al baño María.
– Batimos las claras. Cuando empiecen a espumar, vamos añadiendo poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta que queden firmes.
– Añadimos poco a poco la mantequilla y continuamos batiendo hasta obtener una crema densa.
– Para terminar, incorporamos el chocolate derretido poco a poco y sin dejar de batir, hasta que esté totalmente integrado.

Caramelo:

– En un cazo mezclamos el azúcar moreno junto con el agua y calentamos a fuego lento. Cuando veamos que se ha disuelto completamente, subimos la temperatura.
– Cuando haya tomado un color ligeramente tostado, lo retiramos del fuego y añadimos la mantequilla y la nata.
– Volvemos a llevarlo a fuego suave y cuando tengamos una crema homogénea y densa, retiramos y dejamos que se enfríe, removiendo de vez en cuando.
– Cuando se haya atemperado, ponemos la crema encima de uno de los círculos de bizcocho y lo extendemos por toda la base con un cuchillo o paleta, untada ligeramente en mantequilla, para que no se nos pegue.

Montaje de la tarta:

– Para evitar accidentes post-montaje, montaremos la tarta en el plato en el que vayamos a servirla.
– En el centro del plato, ponemos una capa de bizcocho y lo cubrimos con una parte de la crema, extendiéndola con una espátula hasta llegar a los bordes. La capa de crema debe ser tan gruesa como la del bizcocho.
– Vamos alternando capas de bizcocho y crema hasta terminar con una de bizcocho.
– Cubrimos todo el pastel con crema, incluyendo los laterales.
– Adornar con las almendras picadas el lateral de toda la tarta.
– Ponemos el resto de crema en una manga pastelera, preferiblemente usando una boquilla grande rizada, y hacemos 8 rosetones en la parte superior del pastel. Éstos nos servirán para apoyar los trozos de bizcocho cubiertos con caramelo.
– Nos aseguramos de que la base con caramelo que hemos preparado inicialmente esté ya fría y lo cortamos en 8 partes iguales.
– Colocar cada uno de estos 8 triángulos sobre los rosetones, ligeramente inclinados.
– Para rematar la tarta, hacemos un rosetón con la crema de chocolate restante justo en el centro del pastel.

3 febrero, 2016

Sobre el autor

esglam


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close