Mujer

La mejor recepcionista del mundo es española

Sofía Barroso, de 27 años, trabaja en el hotel Villa Magna de Madrid y ha sido galardonada con el premio a la mejor recepcionista del mundo en grandes hoteles. Se trata de la primera española que consigue este premio, otorgado por la Amicale Internationale des Chefs de Réception et Sous Directeurs des Grands Hôtels (AICR).

 Vía
tourinews

La mejor recepcionista del mundo es española“España ha participado 21 años en este concurso y nunca había ganado. Yo iba un poco como en Eurovisión. Seguro que unos países se votan a otros y no ganaremos”, explica Sofía todavía un poco sorprendida. En cambio, Víctor Colmeno, su jefe en la recepción del hotel, sí que lo veía venir. “Este año quizá tenía más esperanzas porque Sofía es otro perfil diferente al que hemos presentado otros años. Es más cariñosa, más amable”.

Esta segoviana de Gallegos superó a los otros 15 recepcionistas con los que competía por el galardón “por su profesionalidad y carisma al resolver las situaciones a las que tuvo que enfrentarse en el concurso”, explica Sylvia Harrault, responsable del Trofeo David Campbell que concede la Amicale Internationale des Chefs de Réception et Sous Directeurs des Grands Hôtels (AICR). Este galardón se suma al de mejor recepcionista de España que Sofía ya había conseguido en noviembre.

QUÉ TIENE QUE TENER LA MEJOR RECEPCIONISTA DEL MUNDO

Cuando se le pregunta, Sofía hace una descripción genérica, como si hablara de un prototipo y no de las características que le han llevado a hacerse con el título. “Tienes que ser empático, saber ponerte en el lugar del huésped para saber lo que quiere y si tienen un mal día, entender por qué, para ver qué puedes hacer por ellos. Eso se consigue conectando con ellos. Tener carisma, ser resolutivo y saber mantener la cabeza fría, para ser consciente en cada momento de lo que puedes hacer y lo que no”, reflexiona Sofía.

Su compañero Thiago de Oliveira, que trabaja con ella desde hace casi tres años, va más allá al describirla. “Es una profesional como la copa de un pino. Cuando lleve más tiempo trabajando, quiero ser como Sofía: es responsable y hace las cosas con esmero. De cara al cliente es un encanto y muy resolutiva”. A lo que su jefe Víctor resalta el equilibrio que consigue entre ser técnica y meticulosa, al tiempo que simpática y amable con el cliente.

ANECDOTARIO DE UNA RECEPCIÓN

A Sofía le apasiona su trabajo. “Es muy divertido. Todos los días son diferentes y vienen huéspedes distintos. A veces de las cosas que nos pasan, me vuelvo riéndome sola en el autobús”. Se refiere a historias como la de la señora de 75 años que para celebrar su cumpleaños, además de la tarta que le había enviado el hotel, pidió una botella de vodka para tomársela ella sola en su habitación. “He conocido a mucha gente y sus historias. Acabas aprendiendo de todas las culturas del mundo. Es muy bonito”.

Recepción del hotel Villa Magna de Madrid

Recepción del hotel Villa Magna de Madrid.  Hotel Villa Magna

Le gusta el trato con la gente y es muy consciente de la importancia que tiene en una buena recepción de hotel que el personal conozca a los huéspedes. Por eso, tiene dudas sobre cómo puede afectar el avance de la tecnología a su profesión. “Lo veo bien para el cliente de negocios que siempre usa la misma habitación. Pero en la recepción tratamos a la gente para que se sientan como si estuvieran en casa. Si lo sustituimos por máquinas sería feo.En el check-in hablas con ellos, les preguntas por el viaje, les acompañas a la habitación, les solucionas las dudas que puedan tener. Todo esto una máquina no puede hacerlo”.

El próximo año, Sofía será jurado del mismo concurso que acaba de ganar. Mientras, cursará en París el máster en hostelería valorado en 3.000 euros que incluye el premio. ¿Más adelante? “Me gustaría ser jefa de recepción, pero pasito a pasito. Soy joven y tengo mucho que aprender”. Lejos queda el año 2009 cuando, tras terminar la carrera de Turismo, decidió irse a Londres para mejorar el inglés y comenzó a trabajar como camarera en el Hotel Cumberland, mirando de reojo la recepción de ese establecimiento y pensando en lo mucho que le gustaría trabajar en ella. Un dato: acabó siendo su supervisora.

Fuente y fotografía: Traveler

22 febrero, 2016

Sobre el autor

esglam


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close