Mujer, Tendencias

Marks & Spencer comercializa un burkini para mujeres musulmanas

burkini

La firma británica Marks & Spencer ha lanzado el artículo de la polémica: el burkini. Lo que parece un traje de neopreno es, en realidad, una mezcla entre burka y bikini para mujeres musulmanas. El artículo, en dos colores (azul y negro) se vende al nada módico precio de 49,50 libras esterlinas (unos 62,95€) y lo comercializa a través de su web como cualquier otro traje de baño.

El mundo se divide ahora entre las mujeres musulmanas, encantadas con tener, por fin, un traje de baño para poder ir a la playa, y los defensores de los derechos de las mujeres, que lo consideran “una barbaridad”. Muy contundentes han sido en Francia, donde la laicidad del país lleva muy mal la exhibición de símbolos religiosos. La ministra de Familia, Infancia y Derechos de las Mujeres del Gabinete Hollande, Laurence Rossignol, declaró ayer que la venta de burkinis es una sumisión a misóginos y conservadores religiosos y añadió que las mujeres que están a su favor son como los “negros que apoyaban la esclavitud”. “Lo que está en juego es el control social sobre el cuerpo de las mujeres. Cuando las marcas invierten en este mercado textil islámico están eludiendo sus responsabilidades y promoviendo que se encierre el cuerpo de las mujeres”, dijo. “No se puede trivializar y considerar inofensivo el hecho de que grandes marcas inviertan en un mercado que pone a las mujeres musulmanas en una situación de tener que llevar eso”, añadió.

Pero los números no dejan dudas. Marks & Spencer aseguraba hace unos días que su nueva línea de bañadores que cubren todo el cuerpo y sólo dejan a la vista la cara, las manos y los pies está siendo un éxito de ventas. Fabricado en poliéster, el burkini es ligero, por lo que permite nadar, absorbe poca agua, se seca rápido, resiste el cloro y es una solución higiénica y cómoda para las mujeres que deben cumplir con el estricto código de vestimenta islamista. Además, las mujeres musulmanas son un gran mercado y gastaron en 2013 266.000 millones de euros en moda, cifra que en 2019 podría duplicarse.

Marcas como DKNY, Tommy Hilfiger, Oscar de la Renta, Zara, Mango, H&M y Dolce & Gabbana ya se han dado cuenta de estas cifras y comienzan a incluir prendas para mujeres islámicas en sus colecciones y modelos con velo islámico. El debate religioso y feminista queda aparcado cuando el dinero entra en el juego de la moda.

1 abril, 2016

Sobre el autor

esglam