Destacado, Mujer

A la moda en el segundo trimestre de embarazo

La ropa premamá ya no tiene nada que ver con la de antes, ahora puedes estar embarazada y seguir vistiendo con mucho estilo. Simplemente tienes que adaptarte a los tiempos y buscar las prendas que más te favorezcan.

A medida que pasan los meses tu cuerpo aumentará de tamaño y la tripa de las primeras semanas no tiene nada que ver con la que tendrás durante la segunda etapa. En estos momentos tu talla aumentará a pasos agigantados y es una pérdida de dinero comprar ropa que después del parto no se volverá a utilizar. Lo que deberías hacer es pensar en invertir en la ropa premamá con el fin de poder utilizarla después. Es decir, busca prendas con pliegues y cinturas ajustables que puedan adaptarse a las necesidades de tu cuerpo a medida que va cambiando. Escoge pantalones con gomas ajustables, cinturones de tela y botonaduras amplias. Suelen ser más caras pero compensan con el tiempo.

La mayoría de las mujeres deciden mostrar con orgullo su barriga, sobre todo en el segundo trimestre, cuando los cambios son más notables. Hay que tener en cuenta que, además de la barriga, también se hincharán los pechos y las piernas y es importante escoger ropa que se ajuste pero no oprima, la comodidad es lo principal.

En esta etapa te encontrarás con barreras físicas y lo recomendable es que la ropa te ayude a no tener un embarazo tan dificultoso. Asegúrate de que el vestuario premamá te permita tener una movilidad más sencilla eligiendo ropa elástica y ligera, con gomas y no con cierres.

Entre las prendas más favorecedoras de las embarazadas se encuentran los petos vaqueros y jerséis básicos. A estas dos se les puede añadir ropa deportiva como pueden ser camisetas básicas o mallas y para conseguir un look más “casual”, opta por los vaqueros con cintura ajustable.

Otra opción muy demandada por las futuras mamás son los vestidos midi acompañados de sandalias, deportivas o botas (dependiendo de la estación). Los que son de tipo envolvente (los que se cruzan y se atan) para conseguir la medida que necesitas, será una de tus mejores piezas.

Si lo que necesitas es un look para trabajar, que se adapte más a la oficina, hazte con pantalones de algodón o leggins gruesos que hagan función de jean. Lo ideal son colores oscuros y acompañados de blusas más largas y formales. Además las chaquetas o abrigos tres cuartos quedan perfectos a las barrigas.

En cuanto a los colores, aplicándolos a la ropa premamá, suelen ser neutros para las piezas claves como pueden ser los pantalones o los zapatos bajos. Sin embargo los colores más llamativos se usan en los jerséis de lana, chaquetas de punto y blusas largas. También los estampados pueden dar un toque extra al look de embarazada.

 

23 octubre, 2017

Sobre el autor

esglam


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close